Cómo usamos la psicología del marketing en el branding

01_personalidad

Tabla de contenidos

En este artículo te proponemos una serie de pautas en las que te enseñamos cómo usar la psicología del marketing en el branding para obtener una experiencia de marca diferente y  emocionante. 

¿Estás lista para sumergirse en el apasionante mundo del branding y descubrir cómo la psicología del marketing puede hacer que tu marca destaque del resto?

 Encuentra tu propia personalidad

Seguro que ahora mismo estarás pensando “pero si yo tengo personalidad, todos tenemos personalidad…” Sí, esto es verdad, pero también es verdad que en esta era tan colapsada de marcas que ofrecen el mismo producto o servicio, muchas acaban copiando a las de al lado y al final nos acabamos encontrando con infinidad de marcas que no se diferencian entre sí.

¿Cómo piensas que puede afectar esto a tu marca? Cada vez se hace más importante diferenciarse de las demás marcas, esto no quiere decir que seas la más original del lugar poniéndote un gorro rojo pero sí puedes hacerlo encontrando tu punto diferencial, eso que te hace diferente.

Hay muchas formas de encontrar eso que nos diferencia, puede ser tu forma tan exquisita de tratar a los clientes o lo rápida que eres o porque tus productos son sostenibles y de KM 0.

Como puedes ver podemos encontrar miles de puntos que nos diferencien del resto, solo hay que investigar un poco para descubrirlo y con la psicología del marketing podemos encontrar herramientas que nos ayuden a definir nuestra personalidad de marca.

 Define tu valores y llévalos como bandera

Las marcas que molan tienen personalidad y valores sólidos. Como ya hemos hablado en el punto anterior tener una personalidad propia es lo primero que tenemos que descubrir cuando creamos una marca para poder hacerla única.

Pero, ¿y los valores de tu marca? ¿son importantes? Por supuesto, los valores van acompañados de la personalidad de la marca y es importante definirlos bien y estar agusto con esos valores que definamos.

Y a partir de ahí, hay que llevarlos como mantra de la marca y hablar de ellos en nuestros discursos de marca, ya que estos valores serán los que harán que nuestro público objetivo se identifique con nosotros y nos elija en vez de a la competencia.

Conoce a tu audiencia y da en el clavo

Antes de empezar a diseñar tu identidad visual, necesitas conocer bien a tu audiencia, esas personas que están dispuestas a comprar todo lo que les ofrezcas. 

Pero, ¿cómo saber quiénes son esas personas? La psicología del marketing te ayuda a investigar y comprender quiénes son y cuáles son sus comportamientos de compra, necesidades emocionales, características demográficas…

Definir bien a tu cliente ideal te dará muchas claves para crear una estrategia de marca totalmente enfocada en esas personas que quieren comprarte. 

Para definir a tu cliente ideal te recomendamos que lo describas lo más detalladamente posible, nombre, edad, profesión, estado civil, aficiones, que hace en su tiempo libre, qué come, qué bebe…incluso va muy bien poner una foto real para visualizar mejor a esa persona así siempre que estés preparando alguna acción para tu audiencia la harás visualizando a esa persona concreta.

Conecta a nivel emocional con tu público

Las emociones juegan un papel crucial en la toma de decisiones del cliente. El branding tiene éxito cuando consigue evocar emociones específicas que sean coherentes con los valores y la identidad de marca.

Dicen que la mayor parte del tiempo compramos a través de nuestra parte emocional más que nuestra parte racional, así que si consigues con tu marca encontrar esos elementos emocionales que hagan click en la cabeza de tu audiencia tendrás casi todo el camino hecho para la venta.

Podemos poner ejemplos como Coca Cola que enseguida te sacan una sonrisa de felicidad al recordar cualquiera de sus campañas o Apple que siempre apelan a esa comunidad exclusiva a la que puedes pertenecer al comprar cualquier producto de la marca.

Para conseguir esto, al diseñar nuestra identidad visual podemos ayudarnos mucho con la psicología de los colores, un amarillo nos puede transmitir que estamos antes una marca alegre y divertida frente a un azul que nos puede transmitir seriedad y profesionalidad.

Crea tu propia forma de hablar y escribir

Con esto no queremos decir que te inventes un nuevo idioma jaja además no serviría de nada porque con un nuevo idioma tu público no te entendería.

Lo que queremos decir es que busques tus palabras, tus expresiones, tu forma de hablar (más coloquial o más formal) y uses siempre esta forma de hablar en todos tus formatos, ya sea tu web, las redes sociales o incluso en tus mails.  

Si los textos de tu web son marcadamente serios, no tendrá mucha lógica que cuando me ponga en contacto contigo por mail me hables con un tono totalmente desenfadado. Esto dará la sensación de que estoy ante dos marcas totalmente diferentes, ¿no crees? Crear tu propia forma de saludar o de expresarte hará que tu audiencia te reconozca enseguida y por lo tanto te diferenciará de tu competencia.

Diseña una identidad visual coherente

Una vez hemos definido todo el ADN de la marca, es decir: nuestra personalidad, valores, público objetivo…ahora toca diseñar la identidad visual de tu marca.

Para ello no debemos olvidar nunca la coherencia visual y también la coherencia de marca. Todo lo definido anteriormente nos ayudará a sentar las bases gráficas de la marca y así conseguiremos una marca diseñada con coherencia en base a la estrategia de nuestra marca.

Es decir, si hemos dicho en el ADN de la marca, que somos una marca alegre, divertida, desenfadada y que nos dirigimos a un público joven y de forma coloquial. Probablemente haremos un diseño con colores alegres, vibrantes, quizá para el logo usaremos una tipografía de palo seco o incluso dibujada a mano para que sea más orgánica y por lo tanto más cercana.

 Genera una experiencia de usuario única

La psicología del marketing nos muestra que la experiencia del usuario es crucial para el éxito de una marca. Por lo tanto debemos cuidar todos los aspectos de nuestra marca. 

Tenemos 3 grandes momentos de compra a tener en cuenta:

. El antes de la compra. Todas las acciones que hacemos para conseguir que el usuario nos compre. La web, las redes sociales, posibles mails que nos lleguen preguntando por el servicio o el producto.

. El durante. Una vez el cliente ya nos ha comprado hay que cuidar todo el proceso de compra, desde que lo compra hasta que lo recibe en sus manos en el caso de producto. Y en caso de servicio qué sucede una vez nos contrata.

. El después. Muchas veces el gran olvidado, una vez el cliente ha acabado con nosotros no debemos olvidarnos de él.

Como puedes ver, hay muchos factores a tener en cuenta para que el cliente tenga una experiencia brutal que le haga repetir o recomendarte a todas horas.

 Se reconocible

Tu marca tiene que ser como esa canción que en 2 segundos ya sabes de quién es, porque tiene un sonido muy personal. La psicología del marketing nos muestra que la familiaridad y el reconocimiento son clave para el éxito de una marca.

Utiliza tus elementos visuales de marca de manera consistente en todas tus plataformas. Haz que tu logotipo, tus colores y tu estilo sean inconfundibles.

Pero tampoco te olvides de cómo comunicas, de tu propia forma de hablarles, tus valores, tu personalidad

Sin duda alguna, el ser reconocible al instante es lo que buscan todas las marcas, pero por otro lado hay muy pocas que lo consiguen. Esto depende como hemos dicho previamente, de cómo se trabaje la marca a distintos niveles: logo, colores, estilo comunicativo, emociones, cliente ideal,  etc.. 

 Genera movimiento y acción

Sabemos por la psicología del marketing que las personas son más propensas a actuar cuando se les presenta una llamada a la acción clara y convincente.

Te recomendamos que utilices mensajes persuasivos y directos que motiven a tus clientes a tomar medidas, ya sea realizar una compra, suscribirse a una lista de correo o compartir tu contenido.

Que llamen a la acción, en definitiva.  No tengas miedo de pedir a tus clientes  que hagan algo. 

Manten la motivación

Comprender a tu cliente ideal es clave: qué les impulsa, qué les emociona y qué les hace levantarse por la mañana. Utiliza estrategias creativas, como recompensas o desafíos divertidos, para mantener su atención y sus ganas de interactuar contigo.. Cómo dice el refrán: “Cliente motivado…” no hace falta explicar más. 

Como has podido ver la psicología del marketing desempeña un papel esencial en el branding. Al comprender cómo funciona la mente de tu clientes y aprovechar los principios psicológicos en tu estrategia de branding podrás construir una identidad de marca reconocible y diferenciadora y generar una experiencia “user friendly”.

Utiliza los colores, las llamadas a la acción, los elementos de diseño coherentes y la personalidad de tu marca para establecer una conexión profunda con tus clientes.

¡Aprovecha estos 10 consejos sobre psicología del marketing y crea una experiencia de usuario fetén con tu marca!

Y si todo esto se te hace un mundo en Get Me lo hacemos contigo, te acompañamos en el camino y trabajamos juntos apoyándonos en los principios de psicología del marketing que te acabamos de desgranar en este artículo.


¡Agenda tu sesión de valoración gratuita con nosotros!